Viernes, 28/11/2014 | 9:33 CST
La Jornada Jalisco
You are here:  / Opinión / Candidatos al gobierno de Jalisco

Candidatos al gobierno de Jalisco

post by related

related post

Jaime Hernández Ortiz.-

Los recientes procesos “preelectorales” tanto a nivel nacional como a nivel estatal indican que ningún partido tiene amarrado ningún triunfo para las elecciones de julio.
Por el contrario, quien se espera no despunte, ése puede llegar al triunfo. Las encuestas fallan. Por lo tanto hay grandes posibilidades reales de que ganen las izquierdas.

Fernando Guzmán Pérez Peláez
Las elecciones “internas” del Partido Acción Nacional que arrojaron como vencedor a Fernando Guzmán Pérez Peláez se realizaron, como vimos, en medio de un lodazal y actos desesperados por tratar de subir puntos en las encuestas: acarreos, padrones rasurados, dispendios millonarios y sin control.
El triunfo de Guzmán Pérez Peláez llevará irremediablemente a la derrota a su partido. Brazo derecho y ejecutor de Emilio González Márquez en toda su errática gestión, Pérez Peláez representa la visión más regresiva y retardataria del conservadurismo jalisciense.
Era del conocimiento público que Pérez Peláez habría de movilizar a cientos de fieles de parroquias; lo cual debe prender focos rojos en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco.
Es evidente que los votos obtenidos por Pérez Peláez fueron logrados exclusivamente por él mismo. A diferencia de Hernán Cortés y Alfonso Petersen quienes contaron con numerosos agentes externos no panistas y de otros partidos y sectores para votar por ellos.
Esto significa que el voto panista está profundamente dividido, que Pérez Peláez tiene una profunda antipatía al interior de su partido y que los sectores de ultraderecha que anidan al interior del PAN serán el único voto duro que apoyará a Pérez Peláez. Por lo tanto, es segura su derrota en julio del 2012.

Aristóteles Sandoval Díaz
Poseedor de un voto de castigo que le favoreció para llegar a la alcaldía de Guadalajara, voto que por cierto se esfuma rápidamente; y electo por el dedazo de Enrique Peña Nieto para la candidatura priísta al gobierno de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz no tiene nada seguro.
Los casi dos años que permaneció como alcalde tapatío fueron percibidos por la ciudadanía como similares a las administraciones panistas: de simulación, de falsa apertura y obras de relumbrón.
Por ejemplo, haber archivado actos de corrupción de la administración de Petersen Farah en las Villas Panamericanas y no haber llevado hasta las últimas consecuencias denuncias de malos manejos en el Macrobús y Juegos Panamericanos demostraron que Sandoval Díaz fue más de lo mismo.
No se olvida la golpiza ordenada por su círculo cercano a los comerciantes indígenas del centro y de la impunidad dada a policías frente a una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, además de la pretensión, finalmente fallida –gracias a la movilización ciudadana– de institucionalizar razias en el marco de una “reordenación humana”.
Quienes lo conocen saben que Sandoval Díaz difícilmente es capaz de armar buenas ideas y redactarlas.
La imagen engomada y de camisa roja que nunca se quitó en cuatro años no lo identifica con ninguna acción digna del encomio ciudadano.
Poseedor de una escasa cultura, que no de modas y estética, Aristóteles Sandoval sucumbiría fácilmente en debate con sus contrincantes. Por lo tanto puede perder y desplomarse en las elecciones.

Enrique Alfaro Ramírez
Alfaro Ramírez tiene todas las condiciones en su favor para ganar la gubernatura, ya que millones de jaliscienses esperan cambios sustanciales en la forma de hacer gobierno.
Cientos de miles de panistas desencantados y de priístas desilusionados de su abanderado presidencial como del engomitado estatal le pueden dar la victoria.
Alfaro Ramírez no es el mejor candidato de las izquierdas (porque parece no saber distinguirlas de las derechas). Pero es el que históricamente en el aquí y ahora puede representarlas.
Pero para ganar, Alfaro Ramírez debe cambiar su discurso y mejorar su práctica política; debe, igual que Andrés Manuel López Obrador, buscar la conciliación y el reencuentro, debe ser incluyente y abierto a las críticas y autocríticas.
Alfaro debe considerar su conducta personal como un acto cotidiano de transparencia pública para evitar hacer cosas malas que parecen buenas, o viceversa, como el famoso viaje a Cuba y el encuentro con Salinas de Gortari.
Con un gobierno en Tlajomulco que impulsó los presupuestos participativos y la puesta en marcha de programas sociales que han favorecido a los sectores más desprotegidos de ese municipio, además de intentar llevar a la cárcel a defraudadores del erario, así como llevar adelante la revocación de mandato, pueden ser la base para replicarse en toda la entidad y serían su mejor carta.
Debe conformar un equipo de asesores plural y con formación de centro-izquierda, que dé cabida a todas las fuerzas democráticas y que permita darle identidad a un proyecto de gobierno tomado de las plataformas de los partidos que conforman el Movimiento Progresista de Jalisco, además de propuestas de organismos de la sociedad civil.
Para salir adelante debe despojarse de discursos anarquistas, como aquel de que “él está más allá de los partidos”, porque éstos están formados de ciudadanos, buenos y malos, auténticos y deshonestos; y porque los partidos no desparecerán, y al contrario, deberán ciudadanizarse más.
En fin, Alfaro Ramírez, debe demostrar sensibilidad para recuperar y superar los votos logrados por Andrés Manuel López Obrador en el 2006.
Debe devolver la esperanza a millones de pobres con programas de seguro de desempleo, de becas para estudiantes de escasos recursos, para mujeres y jóvenes y un claro compromiso para combatir la impunidad.
En un debate con sus adversarios es previsible que logre el mejor posicionamiento y el triunfo el primero de julio.

2 COMMENTS

  • HAY REFORMA, CASI CASI TE FALTÓ PONERLE UN ALTAR A ALFARO, ES BUENO PERO NO COMO PARA QUE GANE LA GOBERNATURA, TALVEZ RROPADO POR OTRO PARTIDO, HASTA POR EL MISMO PRI, SI GANABA, PERO ARROPADO POR UN PARTIDO DE IZQUIERDA COMO LO ES DIARIO REFORMA,, NO AQUI EL COMUNISMO, EN JALISCO, NO MAS NO,, Y MENOS EL PRD,, JAMAS, GRACIAS A DIOS SOMOS BIEN PERO BIEN MOCHOS,,,

    • Solo que te falto agregar algo. En la historia de Jalisco los liberales progresistas han sido precursores de esta gran nacion y no aquellos dizque mochos.
      Ejemplos como Ignacio L. Vallarta y Mariano Otero.Entre muchos. Saludos.

LEAVE A REPLY

Your email address will not be published. Required fields are marked ( required )

Otras Jornadas

Facebook

  • Tweets Recientes

    Rate limit exceeded. Please read document to config it correct.

    Instagram

    • La Jornada Jalisco

    Follow Us